Jorge Sampaoli: los gestos de Lionel Messi que lo fortalecen y la charla de la polémica

La victoria de la Selección llevó paz al campamento argentino en Rusia.

Lionel Messi y Jorge Sampaoli chocan palmas tras el gol de Marcos Rojo que sentenció la victoria Argentina frente a Nigeria. (AFP PHOTO / Giuseppe CACACE)

 
Ahora, otra vez en la paz total de Bronnitsy pero con la novedad de la calma propia incorporada con el milagro ante Nigeria, Jorge Sampaoli recorre horas de tranquilidad. Sigue en carrera en el Mundial y lo hace fortalecido por algunos de gestos de Lionel Messi que no lo muestran debilitado al extremo, como muchos suponían. También en el entrenador hay espacio para la sorpresa por la lectura que se le dio a esa charla con Leo en pleno partido que se viralizó con fuerza máxima.
 
Dicen desde la intimidad del cuerpo técnico que Sampaoli no le preguntó a Messi si podía poner a Agüero. Aseguran que en ese minidiálogo el DT le avisó que iba a poner al Kun para nutrir al ataque y que él (Leo) debía retrasarse.
La charla de Lionel Messi y Jorge Sampaoli, cuando todavía estaban 1 a 1. (Juano Tesone / Enviado especial)

La charla de Lionel Messi y Jorge Sampaoli, cuando todavía estaban 1 a 1. (Juano Tesone / Enviado especial)

 
Las interpretaciones no admiten matices: la primera, la de la pregunta, muestra una subordinación total del técnico y les regala letra a aquellos que creen que el equipo ahora es sólo de los jugadores. En cambio, la segunda, la más lógica y creíble, indica que el entrenador ganó tiempo para que la formación se ordenara apenas Agüero ingresaba.
 
También para el partido y la tranquilidad de Sampaoli hubo dos gestos de Messi que lo acariciaron. Uno cuando el 10 le propuso un choque de manos en el festejo del segundo gol, el del milagro. El otro fue el abrazo que el capitán le dio al técnico en el vestuario.
 
Fue valiosa la actitud de Messi porque valoró en esas dos postales a un entrenador que, como el equipo, estaba acomodándose al Mundial y no podía gambetear las confusiones, que había sido silbado en la previa con ferocidad cuando su rostro apareció en la pantalla gigante.
 
Un festejo loco y sin abrazos
 
La volea de Marcos Rojo -de derecha, impensada- acaba de inflar la red del arco nigeriano. Es el 2-1. Adentro de la cancha, casi todos los jugadores argentinos arman una montonera sobre el defensor del Manchester United, a tal punto que queda completamente tapado. Algunos hasta no saben quién convirtió, pero tampoco importa demasiado.
 
Afuera, mientras tanto, Jorge Sampaoli se permite un pequeño lujo: soltar toda la tensión que tenía acumulada en su interior tras el empate de los africanos. Entonces, el Zurdo de Casilda pierde las formas. En el medio del festejo alocado de todos los futbolistas y del cuerpo técnico, el entrenador cruza la línea de cal corriendo, saltando, celebrando, en absoluta soledad, otra clasificación a octavos, como la de cuatro años antes con Chile.
 
“Es un triunfo del autoconvencimiento y la convicción de los jugadores, que tienen una jerarquía importante. Ante Nigeria la tuvieron para imponerse ante un rival difícil y heterogéneo. Pero lo más trascendente de la noche fue la valentía con la que jugaron. Encontraron lo que fueron a buscar con mucho coraje”, comentó Sampaoli ya más tranquilo, sentado en la sala de prensa del estadio Krestovsky de San Petersburgo.
 
También le dedico unas palabras a Messi, elegido por la FIFA como el jugador del partido: “Lo más importante de Leo es su parte humana. Veo a un Messi que siente, que sufre, que llora, que disfruta, que se pone feliz cuando gana. Muchas veces dicen que Leo con la camiseta argentina no disfruta y para mí lo hace como un argentino más. Eso lo hace más grande de lo que es”, lo mimó el DT, como para dejar de lado todas las polémicas que se levantaron en los últimos días en suelo ruso y que hizo recordar a otros momentos de la relación, cuando el Mundial de Rusia era un sueño.
Lionel Messi, junto a Jorge Sampaoli y Sebastián Beccacece en su casa de Castelldefels, en agiosto del año pasado. (argentina)

Lionel Messi, junto a Jorge Sampaoli y Sebastián Beccacece en su casa de Castelldefels, en agiosto del año pasado. (argentina)

 
Es que no fueron horas sencillas las que le tocaron transitar al casildense. Tras la goleada sufrida ante Croacia, su apellido quedó en el foco del conflicto. Hubo rumores, audios que llegaron desde vaya a saber uno dónde, situándolo fuera de la Selección, diciendo que la relación con los jugadores estaba quebrada. Una previa enrarecida. Hasta Claudio Tapia -presidente de la AFA- tuvo que confirmarle que no tenía pensado echarlo.
 
Pero más allá de todo esto, Sampaoli se había mostrado esperanzado en la previa del encuentro ante Nigeria: “Estoy seguro de que van a ver la mejor versión de Argentina en este Mundial”, había asegurado anteayer. Es cierto: tras un buen primer tiempo de Argentina, el equipo se cayó en el segundo, tras el empate nigeriano. Pero la clasificación, finalmente, llegó. “Controlamos mucho desde la posesión del balón. El partido se nos complicó con el penal y apareció el nerviosismo. El sufrimiento de vernos afuera generó la alegría del final. Estos muchachos jugaron con el corazón y se llevaron un triunfo muy importante de cara a lo que viene, que seguramente fortalecerá las chances”, confió tras el 2-1.
 
La calma con la que Sampaoli enfrentó los micrófonos fue, claro, la otra cara de la moneda de la locura con la que vivió el choque ante los nigerianos. Para este encuentro (¿por cábala?), el entrenador decidió cambiar el vestuario: dejó de lado el saco y remera que utilizó ante Croacia por un buzo y un pantalón largo de la Selección. ¿ Lo seguirá usando ante Francia, el próximo rival?
 
Lo cierto es que en la cabeza de Sampaoli ya empieza a jugarse el encuentro ante Griezmann y compañía. “Vamos a enfrentar a un equipo extremadamente candidato y que tiene muy buenos jugadores. Será un partido exigente en el que vamos a tener que jugar con regularidad. Con respecto al equipo, va a tener que ver mucho el análisis que hagamos. Obviamente tendremos en cuenta el escaso tiempo que hay para volver a jugar”, sostuvo el DT.
 
Ahora también empieza otro Mundial para Sampaoli. Una carrera contra el tiempo para demostrar cuánto hay de su mano en el equipo. Con Francia, se verá.
 
 
Fuente: Clarín

También te podría gustar...

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com